Archivo de la categoría: Educación

Educación Física mucho más que “Gimnasia”

Anuncios

Deporte. Deberes para padres

Nadie dice que sea fácil ser padres de niños que practican deporte pero eso no lo justifica todo.
Tu participación es necesaria pero también tiene unos “deberes” que cumplir:

índice

1. Deja que experimente diferentes deportes; educa en la libertad de elección hasta que elija SU deporte. Si condicionas su gusto deportivo cierras oportunidades. No des por hecho que si jugaste al baloncesto, fuiste bailarina o eres futbolero tu hijo hará lo mismo. Ten en cuenta que su compromiso será mayor porque lo que gusta, engancha.

2. Fomenta la responsabilidad; si lo permites, el deporte puede educar y transmitir valores y si uno cobra especial importancia es la responsabilidad. Aunque cuesta, prepara la bolsa deportiva con tiempo, con tu hijo hasta que sea capaz de hacerlo solo, educa en la puntualidad y asistencia a los entrenamientos y encuentros, acepta y educa en el compromiso que implica el deporte. No se puede faltar a los encuentros poniendo excusas porque según el fin de semana apetece otro plan. Hacer deporte implica esfuerzo y sacrificio de todos.
3. Motivar sí, presionar no; durante los desplazamientos cuida tus palabras, a veces el problema es tan sencillo como que crees que estás motivando a tu hijo y lo que hace es añadir presión a la que él ya tiene. Que lo hagas con buena voluntad no implica que esté bien hecho. Además lo que motiva a unos no motiva a otros. El “confiamos en ti”, “seguro que lo harás genial”, “te espero con la medalla”, “eres el mejor”… son piedras a la mochila deportiva. A veces es cuestión de estar y no de hablar, un silencio vale y apoya más que mil palabras. Así que mima tus palabras porque se graban y dejan huellas emocionales en tu hijo y luego no entenderás porque quiere dejar el deporte.
En los desplazamientos también entrenas a tu hijo en valores, en normas, en objetivos, en resolución de conflictos… así que no monopolices el tema de conversación y amplía temas de interés para tu hijo que desarrollen su capacidad crítica.

4. Ayuda a gestionar el tiempo; hay tiempo para todo, ayúdale a organizarse para que desarrolle un hábito. Tiene que haber un equilibrio entre estudios, deporte y amigos. No amenaces, ni castigues sin deporte porque no sirve a la larga y solo genera emociones y sentimientos que os separan y limitan vuestra relación. Temas que os echará en cara en cuanto pueda.

5. Eres su padre, no un ojeador; nadie te va a evaluar después de los entrenamientos y encuentros, relájate, siéntete afortunado porque tu hijo está rodeado de deporte, está creciendo con él y sus beneficios físicos, psicológicos y educativos. Disfruta del encuentro, entabla conversaciones con padres que sean positivas, es decir no centradas en criticar al entrenador, porque esto no ayuda. Si oyes una conversación fomenta que se resuelva con una conversación con el entrenador en el momento adecuado y no el los grupos de whastapp. Tenéis que dar la posibilidad al entrenador de dar explicaciones o de mejorar.

6. Ni se grita enfurecido, ni se falta al respeto; examínate y reflexiona si eres de los que gritas, al entrenador, al árbitro o a tu hijo, si lanzas miradas a tu hijo que le bloquean, gestos que le desaniman, si la rabia te supera cuando se pierde un partido o competición, si alientas a tu hijo a ciertas conductas con el adversario, si contradices al entrenador o eres el que da instrucciones, o al acabar el encuentro le examinas los fallos y le das directrices de cómo lo tenía que haber hecho… porque en este caso te estas saltando la regla del juego como padre o madre. No actúas con coherencia con la frase “yo lo que quiero es que mi hijo disfrute y haga deporte”. Con estas actuaciones también educas, más bien deseducas. Así que si es el caso empieza a limitarte estas actuaciones y entrenar tu gestión emocional, por el bien de tu propio hijo a nivel emocional y educativo. Evitarás que llegue el día que pida que no quiere que vayas a verle, o que se avergüenza de ti.
7. Recompensas, castigos y alabanzas; no premies con dinero, cine, juguetes cada gol, canasta, medalla que gane tu hijo, ni castigues con ejercicio físico como correr, flexiones o abdominales, faltar al entrenamiento o al encuentro deportivo.
Fomenta conversaciones que destaquen los valores que han contribuido a que de manera individual o en equipo según la disciplina se haya conseguido crecer deportivamente que no tiene porqué ser ganar en resultado. Disciplina, esfuerzo, sacrificio, generosidad…es importante no solo nombrarlos sino que aprendan a identificarlos y reconocerlos no solo en ellos mismos si no en los compañeros, sean o no de su mismo equipo.
Vosotros como padres también tenéis que felicitar las actuaciones de otros compañeros en los cambios o finales de disciplinas como la natación, atletismo o taekwondo en el que los chavales se acercan a los padres. Así no das cabida al individualismo y educas con el ejemplo.

8. Juego limpio y diversión; educa en el fair-play y el disfrute del deporte como algo natural, honesto y divertido que puede convertirle en mejor persona. Cumpliendo el reglamento, sin trampas, ni faltas de respeto. Enseñando a ganar y a perder, a ser humilde y a reconocer el buen trabajo de los demás.

9. Después del partido ¡cuida lo que preguntas!; la primera no puede ser ¿por qué no llegaste a rematar?, ¿Habéis ganado?, ¿De cuánto habéis perdido?, ¿quién ha metido los goles?… todas van dirigidas al resultado. No retroalimentes la importancia que ya ellos mismos le dan a cada encuentro. A veces es mejor el silencio o una mirada porque habla lo que las palabras estropean. Puedes hablar de su buena actitud, su capacidad de arriesgar, de su comportamiento en la sustitución con el compañero y su deportividad…pero sobre todo ten capacidad de escucha con tu hijo.
10. Ten siempre presente que tu hijo lo inicias o se inicia en el deporte para divertirse, mejorar y aprender destrezas, estar con sus amigos y hacer nuevas amistades. No adelantes el proceso evolutivo natural, ya llegará la competición y la comparación con los demás. Pero no olvides que el reto en su vida deportiva y personal es que aprenda a superarse a sí mismo, aquí está la clave.

Con estas pautas podrás evaluar tus acciones, comprobar si hay algo que puedes mejorar y te lances con seguridad a tu “terreno de juego” con el firme propósito de crecer en tu tarea educativa como padre y madre.
Os deseo a todos los padres que disfrutéis de la nueva temporada deportiva y que permitáis que el deporte os deje crecer a todos como personas.

Fuente: https://yolandacuevas.es/2015/09/07/vuelta-al-deporte-los-padres-tambien-tienen-deberes/


¡NO SOY, TENGO!

Son tus acciones las que marcan la diferencia, no tus pensamientos. Lo que piensas de ti mismo puede ser tremendamente tóxico, tan tóxico como las personas quejicas, victimistas, trepas y demás. Sobrestimas el poder de tus pensamientos y no te das cuenta de que son solo eso, pensamientos. No dicen nada de ti. Lo que habla de ti son tus acciones.

¿Qué pasaría si redefinieras la forma de expresarte, sobre todo contigo mismo? Si en lugar de utilizar el verbo ser utilizas el tener, igual serías capaz de darte cuenta de lo fácil que es entrenar según qué capacidades que te ayudarán a alcanzar tus metas. La gente usa el SOY como excusa: soy perezoso, soy vago, soy torpe, soy una persona que no tiene fuerza de voluntad, soy impuntual, soy poco organizado, soy, soy, soy. Cada vez que te calificas con un soy te descalificas a nivel de oportunidades, las pierdes. Porque tu soy del momento te impide luchar por lo que sí podrías ser capaz y que además, seguro que mereces.

"No soy, tengo"

Eres grande, grandísimo. No dejes que tus “YO SOY” tóxicos te limiten más. En tus manos está cambiarlos.

Vía blog sportlife: http://blogs.sportlife.es/entrenate-para-la-vida/2016/02/15/no-soy-tengo/


Guide to being successful (off the field)

The tricks and tactics of the All Blacks, New Zealand rugby team can lead to success whatever your chosen career

The most successful sporting team in human history. New Zealand’s win-rate over the last 100 years is over 75 per cent. It’s a phenomenal record, and an achievement matched by no other elite team, in any code.

'New Zealand's win-rate over the last 100 years is over 75 per cent. It's a phenomenal record, and an achievement matched by no other elite team'

1. Sweep the sheds.

The personal humility is a cardinal value, humility is the core that he All Blacks believe and it’s impossible to achieve stratospheric success without having your feet planted firmly on the ground.

2. Follow the spearhead

In Maori, whanau means ‘extended family’. It’s symbolised by the spearhead. To be effective all of its force must move in one direction.

3. Champions do extra

The philosophy simply means finding incremental ways to do more – in the gym, on the field, or for the team. Continual improvement, the creation of a continual learning environment, and a willingness to spill blood for the jersey.

4. Keep a blue head

‘Red Head’ is an unresourceful state in which you are off task, panicked and ineffective. ‘Blue Head’, on the other hand, is an optimal state in which you are on task and performing to your best ability. The players aim to achieve clarity and accuracy, so they can perform under pressure.

5. Leave the jersey in a better place

Their task is to represent all those who have come before them. Understanding this responsibility creates a compelling sense of higher purpose. It’s a good lesson for us all: if we play a bigger game, we play a more effective game.

Better people make better All Blacks – but they also make better doctors and lawyers, bankers and businessmen, fathers, brothers, and friends.

Via: http://www.telegraph.co.uk/men/active/10427619/The-All-Blacks-guide-to-being-successful-off-the-field.html


Deporte Adaptado y Escuela Inclusiva

See on Scoop.itEducación Física en El Carmen

Maestros de Educación Física de centros de Valladolid, impartieron el curso pasado las jornadas de “Tiempos Paralímpicos, Paralimpic School Day”, participaron en el curso DEPORTE ADAPTADO Y ESCUELA INCLUSIVA, organizado conjuntamente por el CFIE de Valladolid, la Federación Polideportiva de Discapacitados de Castilla León y la Universidad de Valladolid.

Carmelo Gil Gutiérrez‘s insight:

En el repositorio digital del CFIE puedes ver y descargarte la documentación y materiales del curso.

See on cfievalladolid.centros.educa.jcyl.es


Beneficios del ejercicio en la salud integral del niño

See on Scoop.itEducación Física en El Carmen

Sin título-2

See on faros.hsjdbcn.org


España, la que menos Educación Física hace

Alumnos de Torrelodones en el polideportivo municipal.

Los colegios españoles dedican menos tiempo del idóneo a la Educación Física, sobre todo en los cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (E.S.O.). Así lo desvela un estudio elaborado por Eurydice, la red europea de información sobre educación, creada por la Comisión Europea.

El Parlamento Europeo aconseja que se impartan tres horas a la semana, pero lalegislación española fija una hora semanal como mínimo. No obstante, la mayoría de las comunidades autónomas dan dos horas a la semana, muy lejos aún de los países punteros. España, junto con Turquía y Malta, tiene los índices más bajos en Europa ya que se dedica a la Educación Física tan solo entre un 3% y un 4% del total del horario escolar, mientras que en Francia un 14% del tiempo lectivo es para esta asignatura.

Muchos países están intentando incorporar más actividad física a su jornada escolar. Algunos de ellos, como Eslovenia, Grecia, Chipre, Suecia, Rumanía y Reino Unido han progresado en los últimos años en este aspecto. Portugal y Finlandia persiguen el mismo objetivo incrementando el mínimo de horas semanales establecido por sus gobiernos. También la creación de nuevas infraestructuras para acudir fuera del colegio a practicar deporte es clave para el crecimiento de una asignatura minusvalorada en muchos países.

http://www.elreferente.es/actualidad/educacion/espana-la-que-hace-menos-educacion-fisica-24244