SALUD PARA TODOS


Moverse alarga la vida

Mujer en bicicleta

El deporte se debe incorporar a las actividades de la vida diaria. No hace falta tener equipamientos muy caros ni dedicarle muchas horas al día. Hábitos tan asequibles como evitar usar el coche para trayectos cortos o utilizar las escaleras en lugar de subir en ascensor pueden suponer una gran ganancia para nuestra salud.

A menudo asociamos el deporte a la competición, al elitismo de los grandes campeonatos, al negocio de la venta de productos deportivos y a la frivolidad de lograr un cuerpo perfecto. Pensando así no nos damos cuenta de que el deporte, la actividad física y el juego son necesarios para nuestro desarrollo físico y mental y para mantener una buena salud.

El deporte es tan antiguo como la humanidad, porque desde hace mucho tiempo se sabe que es casi imposible mantener una salud adecuada sin no ponemos en marcha nuestro cuerpo. Aunque a veces sólo nos fijamos en los beneficios estéticos del deporte, las mayores ventajas las conseguimos dentro de nuestro organismo. El deporte:

  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de hipertensión.
  • Regula el metabolismo, así como el peso y composición corporales.
  • Aumenta la resistencia de los tejidos y de las articulaciones y nos protege frente a lesiones.
  • Reduce el riesgo de ciertos tipos de cáncer y también de diabetes tipo II.
  • Alivia la depresión, el estrés y la ansiedad, mejorando la salud psíquica y el equilibrio emocional.
  • Controla comportamientos de riesgo (tabaquismo, consumo de alcohol y otras sustancias, dietas inadecuadas y violencia).

¿Hacemos suficiente deporte?

El deporte es especialmente importante para los niños, niñas y jóvenes, porque contribuye a potenciar su desarrollo físico y mental. Sin embargo, los niveles de actividad física de los niños y adolescentes están descendiendo en todo el mundo:

  • Cada vez se va menos al colegio andando o en bicicleta, a veces por las largas distancias que separan los hogares de los centros escolares.
  • A menudo se sustituye el juego en la calle por actividades sedentarias, como la televisión, las videoconsolas o actividades lúdicas con poca actividad física. ¡Ver un partido de fútbol en la tele no es hacer deporte!
  • La actividad física y el deporte a veces están poco potenciados en las escuelas. Mucha gente cree equivocadamente que la educación física no es una parte importante de la formación de una persona y que además “no se puede aprender, por lo que no tiene sentido enseñarlo”.

Deporte para todos

Escolares haciendo gimnasia (Pakistán)

Un grupo de niños hace gimnasia en el tejado de su escuela en Karachi (Pakistán). No pueden hacer ejercicio en otro sitio porque su escuela no tiene patio y las calles son muy estrechas y no caben. ¿Qué otras dificultades crees que existen para hacer deporte en los países en desarrollo?

El deporte no es algo reservado para la gente “muy habilidosa”: nadie nace sabiendo jugar a tenis o al baloncesto y, para alcanzar el nivel en el que es divertido jugar es necesario practicar bastante. Mucha gente no hace ejercicio porque se cansa o considera que es demasiado torpe por naturaleza y que nunca destacará en un deporte. Esto es una contradicción, porque es imposible ser bueno en un deporte sin practicarlo.

Para hacer una actividad física de manera correcta hay que aprender (como ocurre con las matemáticas o la historia) y dedicarle tiempo. El aprendizaje de una disciplina deportiva tiene una metodología específica que va más allá de saberse las reglas de un juego o entender la teoría sobre cómo se hacen los movimientos. Por eso es tan importante aprender a hacer un deporte antes de practicarlo de manera intensiva.

Tampoco es verdad que el deporte sólo lo puedan practicar los jóvenes y quienes gozan de una salud excelente. El deporte es muy beneficioso para las personas mayores y puede contribuir a mejorar algunas dolencias físicas. En estos casos es especialmente importante seguir una supervisión médica, porque en ocasiones hay actividades físicas que pueden ser perjudiciales.

El objetivo de la actividad física no debe ser “lucirse y ser el mejor”, sino favorecer la condición física y psicológica. El deporte nos enseña cosas muy importantes sobre nuestro cuerpo y nuestra capacidad de superarnos y también nos ayuda a relacionarnos con los demás de un modo diferente: compitiendo con deportividad y colaborando. Además, nos lleva a mejorar nuestra salud de un modo divertido. ¿Se puede pedir más?

Deporte y desarrollo
Alguna gente piensa que las personas que viven en países en desarrollo tienen problemas más importantes en los que pensar que el deporte. Pero falta de actividad física tiene consecuencias aún más graves en las zonas más pobres del planeta, donde el acceso a servicios médicos que compensen los daños producidos por el sedentarismo es menor.Los niveles de inactividad física son elevados en prácticamente todos los países. Cerca del 60% de la población mundial no practica suficiente ejercicio para su salud, lo que está relacionado con el aumento de las enfermedades no transmisibles en todo el mundo.La educación física no es una educación de segunda categoría y forma parte del derecho de todos los niños y niñas del mundo a la educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: